Espectáculos

Historias que viajan en una caja

El teatro de títeres llega los niños que están internados en el Hospital.   
 
Dentro de una caja negra, viaja una trama para ser contada a niños que, circunstancialmente, están impedidos de movilizarse por sus propios medios. El Teatro Estable de Títeres recrea pequeñas historias a en la Sala de Internación Pediátrica del Hospital de Niños de la Santísima Trinidad, en Bajada Pucará, en la ciudad de Córdoba. El elenco teatral es uno de los cuerpos estables de la Provincia, que dependen de la Agencia Córdoba Cultura.

Mediante una técnica conocida como Lambe Lambe, cuyo origen está en Brasil. El elenco ofrece obras de teatro de animación con pequeños muñecos y objetos, que cobran vida dentro de una caja escénica. De esta manera, los relatos en miniatura son apreciados solamente por un espectador a la vez. El espectador utiliza auriculares, cubre su cabeza con una tela, y sigue de cerca la acción a través de una ventana.

Travesuras nocturnas

En la claridad de la noche, la silueta de un gatito en busca de aventuras se funde con la luna y comienza la acción. Con el correr de la noche, se suceden las travesuras del inquieto animalito. Con las primeras luces del día, el gatito huye de un perro perezoso que quiere jugar con él. Corre rápido, salta alto, y del otro lado de la ventana lo espera una niña abrazarlo, dice el libreto de la caja viajera. Gretel Istillarte, integrante del elenco, es la autora del relato. La banda sonora es de Luis Sánchez y el diseño lumínico es de Víctor Acosta.

Como parte de su función social, los Teatro Estables de Títeres realiza funciones en distintos espacios fuera de los tradicionales escenarios. Producto de una presentación en un hospital, nació el proyecto de acercar el teatro a niñas y niños internados sin posibilidad de movilizarse. En una de esas visitas, cuenta Gretel Istillarte, "subo con el perro Yuyo, uno de los primeros personajes del elenco, entro a la habitación y había una nena con su mamá. Como la niña apenas se movía, hago que el muñeco aparezca por debajo de la sábana y es ahí cuando la nena estira apenas su mano y lo acaricia”.

“Nadie está exento de esas circunstancias, porque en cualquier momento podemos estar en una situación como la que viven esas madres y su niños”, concluye Gretel Istillarte.​


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO