Espectáculos

Marian Abulafia apuesta al cambio

En mayo Marina Abulafia estrena nueva obra, se trata de “La Bella Valiente y el Príncipe Durmiente”, una versión no tradicional de un clásico de todos los tiempos.

Siempre buscás dar una vuelta de tuerca a los clásicos y ésta no parece ser la excepción, verdad?

Creemos que es llamativo y encantador cambiar el nombre del cuento clásico “La Bella Durmiente” por “La Bella Valiente y el Príncipe Durmiente”.
En un contexto de importantes transformaciones y nuevas cosmovisiones de género, nos motiva especialmente abrir un espacio de reflexión desde el teatro sobre la tradición patriarcal, aún imperante, aunque afortunadamente cada vez más cuestionada.
Nos interesa también señalar que todos estos lugares dados, que conllevan una expectativa en el ser y hacer, de roles pre-establecidos, son costosos para todos y todas: Y es en este punto que invitamos a detenernos un momento a reflexionar con la familia y en la escuela nuevos modos, que sean inclusivos, nos acerquen humanamente, y abran preguntas sobre lo preestablecido.

Esta obra es un desafío?

El desafío siempre es hacer teatro. En los tiempos que corren el ocio y la cultura ocupan un lugar poco preponderante. El teatro es el último lugar de los gastos de una familia, cuando en realidad creo que en tiempos de crisis, debería ser prioridad.
Por otro lado, la obra en sí misma es un desafío. Realizar un cuento clásico parece fácil, pero no. Lo difícil es encontrarle una vuelta acertada para que resulte atractivo y estimulante. Además, en lo personal, como directora de teatro, trabajar con un grupo de 8 personas, como requiere esta obra, es un gran desafío, porque no sólo quiero profesionalidad en la puesta en escena, sino porque también quiero garantizar la estabilidad económica de mis actores, algo difícil en los tiempos que corren.

Qué van a encontrar los espectadores en esta obra?

Dice Nora Lía Sormani “Cada vez que un niño asiste al teatro, el niño se pone en contacto con los mundos poéticos creados por los artistas. La obra enriquece al niño, porque le ofrece un universo imaginario externo a él, que se suma y se funde con su propio juego interno. Nadie pondría en duda el carácter beneficioso del juego para los niños”.
Esta versión es un juego de teatro dentro del teatro, cuatro actores que piensan cómo hacer una obra con el cuento La bella durmiente. El acto creativo de cambiar el formato típico de un cuento clásico es lo que me atrae, el disfrute de la sorpresa, el asombro. Y la elección de la obra se basa fundamentalmente en procurar el juego imaginativo posterior.
Dice Adela Basch que “el teatro para niños desempeña un papel fundamental en el desarrollo de los niños en el mundo en que vivimos, lugar donde los que mandan son siempre los adultos. Entonces, el único espacio donde el que manda es el más “chico” suele ser en el terreno de la imaginación y la fantasía, ese lugar intocable e íntimo donde cada niño o niña pueden reinar….”
El niño piensa que se está fundiendo la realidad y la fantasía. Y eso busco, que después pueda jugar con este formato; que disfrute en cambiar los finales, o el principio. Toman en serio su condición innata de artista y de alguna manera esto también los prepara para la vida adulta.
Y desde mi lugar, busco entrar en una suerte de reflexión abierta, tanto en los niños como en los adultos que los llevan al teatro.


Sobre la Obra


Basada en una historia de Héctor Presa. Cuenta la historia de un grupo de actores que deciden contar el clásico “La Bella Durmiente” en formato musical. Pero no todo sale como esperan…
La ficción dentro de la ficción genera momentos disparatados, situaciones inesperadas y mucho humor. El cuento cobra así una dimensión moderna y actual.


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO