Eventos

Sonia Daniel, premiada internacionalmente

La cordobesa Sonia Daniel ha sido premiada por “El Ratón de Micaela”, por la red internacional de dramaturgos de Teatro para Niños y Jóvenes, Write Local Play Global, y ASSITEJ Austria.

Sonia Daniel es actriz, dramaturga, docente, gestora cultural y responsable de María Castaña. Fue seleccionada junto a 21 dramaturgos del mundo para leer su monólogo titulado “El Ratón de Micaela” en el Encuentro Internacional de ASSITEJ que tendrá lugar del 21 al 29 de Junio de 2013 durante el Festival de Teatro SCHÄXPIR en Linz, Austria.

Compartimos con ustedes el monólogo:

EL RATON DE MICAELA, de Sonia Daniel

Al abrir la luz en el centro de la escena vemos a una niña, Florencia, iluminada solo por un cenital. Florencia habla a público, el director resolvera desplazarla o mantenerla siempre quieta bajo el primer reflector, así como las acciones que desarrolle Florencia
FLORENCIA:
-¡Jugà con ella!- dice mamá siempre y señala a Micaela.
Micaela me mira con sus ojos redondos y me hace una mueca chiquitita.
Esa nena con dos colitas siempre prolijas, moños a lunares, prensitas y esos rulos que caen en cascada sobre los hombritos.
-¡Que linda, siempre bien peinada! No como Florencia que todo lo que le pongo en la cabeza se lo saca…- ¡No me lo saco mamá, me lo arranco!- Pienso yo. Empiezo a despeinarme nerviosa, Micaela sale corriendo a esconderse entre las piernas de su madre y mi mamá, viene, me agarra fuerte, medio me abraza, medio me aprieta para que me calle. Entonces la mamá de Micaela dice:
– ¡Susana calma, pones nerviosa a Flopita!- yo grito hasta que Micaela llora, su mamá le dice que se calle que ella si entiende y se tiene que comportar.
Parece que no entiendo bien las cosas. Y la gente no me entiende bien, porque trato de hablar pero ellos me miran raro. Eso le pasa a los bebes, que solo su mamá los comprende, pero a los siete años se supone que todo el mundo te entiende.
-Es por el problemita ese que tiene- dicen.
Parece que cuando nací me quedé sin aire justo en el momento del parto y ahora no hablo, me pongo loca y lloro. Pero nadie me interpreta, salvo mamá.
Y ella que insiste -¡Jugá con Micaela!- porque siempre nos visitamos.
Es que Micaela y yo estábamos en la panza de nuestras mamás al mismo tiempo y nacimos en la misma semana en la misma clínica donde ellas practicaban para respirar en las contracciones. Yo no practiqué nada antes de nacer. Parece que como siempre, no entendí y me quedé sin aire. Micaela se tragó todo el aire junto, porque es tan inteligente, dicen todos que ya sabe leer y escribir, además siempre está cantando y hablando hasta por los codos.
Así que cuando se acerca yo miro fijo una baldosa hasta que se va.
Pero hoy es el día de su cumpleaños y hemos tenido que estar en su fiesta, con globos, piñata y muchas cosas más. Me he pasado la tarde comiendo maní en un rincón sin mirar a los niños que gritaban sin parar. Hasta que llegó su tío con un paquetito cuadrado y todos se rieron porque le trajo de regalo un ratón rosa.
Ya no quedan invitados salvo nosotros y yo quiero ver el ratón rosa. Me acerco despacio a Micaela que está en la computadora. -¿Querés jugar?-dice. Yo hago que si con la cabeza. Ella lleva mi mano sobre el ratón nuevo y me muestra que está dibujando con la flechita. Yo empiezo a mover la mano y me sale un sol, después una luna y una montaña que coloreamos tocando la parte de arriba de la pantalla…¡ Y estoy contando una historia, entonces Micaela me suelta la mano y yo sigo sola y ella me mira, se ríe y yo también!


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO