Eventos

Una cuota de humor e ingenuidad

Con una función especial para docentes, estrenó “Creciendo con el cuerpo”, una puesta en escena de la Agrupación María Castaña.

Una apuesta fuerte: volver con un espectáculo de probado éxito tiempo atrás, ya que esta obra fue estrenada hace 20 años y vista casi por 200 mil pequeños espectadores. El interrogante era: la fórmula seguirá funcionando todavía en estos tiempos? Y la respuesta es SI. Porque es un tema que no pasa de moda, es actual y vigente. Siempre habrá niños que nacen y crecen, y en ese camino surgen miles de preguntas, vivencian la amistad, en fin, trascurre la vida misma…

“Creciendo con el cuerpo” es una comedia musical que narra la vida de Mariano y Lucila, dos niños que nacieron el mismo día y desde pequeños van construyendo una amistad que atraviesa diversas etapas. Viven su infancia juntos, siendo adolescentes se separan y se reencuentran ya ancianos para, finalmente, darse una oportunidad de retomar su historia de amor en el camino del destino.

Una obra con la dosis de ingenuidad necesaria para hablar del crecimiento y del cuerpo. Siempre desde la mirada del niño… Mariano y Lucila tienen una infancia como la de todos los niños. Entonces, se van abordando temas como la importancia del baño, el desarrollo de la lateralidad (derecha, izquierda), la necesidad de ejercicio, las partes del cuerpo y muchos más con una gran cuota de humor.

“Creciendo con el cuerpo es una obra interactiva, que requiere la participación del público en varios pasajes. Fue divertido ver la sala completa de docentes pararse para tener una clase de gimnasia, levantar las manos para saludar o “hacer la lluvia” de la ducha. A lo largo de la hora de duración las docentes rieron, jugaron y disfrutaron como si fueran niños.

Esta comedia musical, estrenada hace 20 años, justamente en el mismo escenario de anoche, el Auditorio de Radio Nacional, marcó el inicio de la Agrupación María Castaña. Cabe destacar que en ese entonces, Leo Rey y Sonia Daniel, hoy responsables del lugar, era quienes encarnaban los roles protagónicos. Y ése fue el detalle emotivo del cierre: un recordatorio de esos primeros años, con su hija tras bambalinas, los cientos de niños que fueron espectadores y un repaso de fotos de todos los actores que en estos años fueron dándole el cuerpo a Mariano y Lucila.

Por último, cabe señalar María Castaña, en festejo por su 20° aniversario, repone esta obra con funciones especiales para colegios.


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO