Notas destacadas

El enojo y la agresividad en niños pequeños

Cómo tratar con emociones intensas

Por Lic. Paola Castillo
Lic. en psicología
MPA 6285

El enojo es una emoción humana normal y natural en todas las personas. En general, se presenta al atravesar situaciones injustas o al sentir que las necesidades personales no son tenidas en cuenta. Sin embargo, cuando el enojo se convierte en furia, su intensidad se torna demasiado grande y provoca dificultad para ver las cosas con claridad, lo que suele generar reacciones descontroladas.

Cabe señalar que los niños más pequeños suelen mostrar baja tolerancia a la frustración, berrinches y dificultades para retrasar las gratificaciones como consecuencia de su enojo. En algunos niños, la furia se manifiesta a través de conductas agresivas, desobedientes, oposicionistas, rebeldes u hostiles.

En ambos casos, es importante enseñarles a manejar su enojo de manera aceptable y a controlar sus impulsos, ya que esta dificultad en el autocontrol genera un efecto negativo en las personas que conforman el entorno más cercano del niño, como sus compañeros, amigos, padres y maestros.

La internalización del control en el niño al enfrentar problemas es un proceso gradual. En un principio, es el adulto quien controla y guía la actividad. Luego, ambos comienzan a compartir la resolución de situaciones difíciles, aunque el adulto continúa guiando al niño hasta que finalmente le permite ejercitar el control. La capacidad de autocontrol es adquirida por el pequeño a medida que desarrolla su diálogo interno en las interacciones con el adulto.


¿Qué factores influyen en la conducta disfuncional del niño?
•• Las características del niño: su temperamento, el funcionamiento de las áreas cerebrales orientadas a la planificación, inhibición y control de las conductas.
• Los estresores ambientales: los ambientes de crianza, el desarrollo del niño, las modalidades de organización y las estrategias para la resolución de problemas.
• Las consecuencias presentes en el contexto: que aumentan la probabilidad de aparición de una conducta determinada.
• Las características de los padres: quienes pueden presentar déficits en la flexibilidad, en la tolerancia a la frustración y/o en la resolución de problemas.


¿Qué estrategias pueden implementar los papás para abordar esta problemática? 
• Establecer límites claros, sin caer en un estilo rígido y autoritario o abiertamente permisivo.
• Mejorar la relación con su hijo, por ejemplo, puede ser jugando un momento con él cada día.
• Motivar al niño con abrazos, besos, caricias, sonrisas y palabras aliento. El cariño, la sensación de felicidad, una felicitación, son acciones que influyen en cómo el niño se comportará y sentirá en el futuro.
• Prestar atención cuando su hijo obedece, y elogiar lo que está haciendo.
• Dar sólo una instrucción específica a la vez, presentando la orden con firmeza. No impartirla como una pregunta o un favor.
• Enseñarle al niño a que se hable a sí mismo mientras desarrolla tareas complejas, para favorecer un diálogo interno que lo oriente y organice.
• Evitar el castigo. Tiene carácter de venganza y deteriora el vínculo. El castigo no favorece el aprendizaje y suele generar falta de motivación en el niño.
• Evitar acusaciones, culpar al otro por sus reacciones y hacer reproches a otras personas delante del niño, ya que de esta forma le enseñan que ésas son maneras válidas de resolver los problemas. Recordar siempre que los padres son el modelo a partir del cual el niño aprende.
• Brindar a su hijo el espacio para expresar su enojo de forma segura, desde un lugar de contención y protección.

En síntesis, es importante recordar que los episodios de contacto son vitales para el niño, quien necesita ser reconocido por otro para llegar a ser él mismo. El niño es merecedor de todo nuestro respeto. Tratarlo con respeto significa tenerlo en cuenta, evitar la invasión y la agresión, ya que si un niño es tratado con Respeto aprende a Respetarse y a Respetar a los demás.


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO