Notas destacadas

Mi hijo no habla bien

¿Cuándo se debe consultar con un profesional?

Por Fernanda Bertone
Licenciada en Fonoaudiología

Un niño que habla poco o al que sólo su familia lo entiende. Un pequeño que pronuncia mal o que tartamudea. Situaciones como éstas suelen presentarse con frecuencia en las familias donde hay niños pequeños.

Frente a ello, es habitual que los padres se pregunten si es “normal” el lenguaje de su hijo y duden si deben o no consultar con un profesional. Muchas veces, se dedican a “encuestar” a familiares y amigos para ver cómo eran otros niños. Sin embargo, en general, esto conlleva más confusión, ya que la variedad de opiniones colabora en la indecisión paterna.

Con frecuencia se embarcan en largas esperas, quizás por temor a escuchar algo acerca de sus hijos que los angustie, aguardando milagros del paso del tiempo. “No habla, pero ya va a hablar”, “no gira cuando lo llaman, porque es distraído”, “no se le entiende lo que dice, pero nosotros le entendemos”, etc… Entonces, con la esperanza de que el niño se pondrá al día más adelante, se pospone la búsqueda de ayuda profesional.

En este sentido, se debe señalar que cada niño tiene su propio ritmo, su propia evolución. No es útil estar haciendo comparaciones todo el tiempo, pero sí es importante estar atentos a la evolución del lenguaje del niño para reconocer las dificultades y poder ayudarlo de manera efectiva a solucionar el problema, si hubiera uno.

Por lo tanto, concretar la consulta con el Terapeuta del Lenguaje no sólo despeja dudas, sino que además permite una intervención temprana, en los casos necesarios. De esta manera, se podrá realizar una estimulación adecuada y asesorar al entorno familiar y escolar con pautas oportunas.

Es decir, una intervención oportuna contribuirá al desarrollo integral del pequeño, ya que la evolución no será sólo lingüística, sino que le permitirá además:
- Desplegar su pensamiento.
- Mejorar su autoestima.
- Lograr que los otros comprendan lo que desea y lo que no.
- En algunos casos, salir del “aislamiento” al cual ingresó por no ser comprendido, o por no lograr entender lo que le decían.
- Acceder con menos dificultades a la Lectoescritura y a los procesos de aprendizaje escolar, mejorando su desarrollo e integración social.

En definitiva, es el Fonoaudiólogo quien puede determinar, luego de una evaluación diagnóstica, si, lo que creemos “anormal” en el lenguaje de nuestro hijo, merece una intervención profesional o no. Nunca es “temprano” para consultar, si tenemos en cuenta que con esa decisión podemos abrirle al niño las puertas a una comunicación feliz.

¿Cuándo preocuparse por el desarrollo del lenguaje?**Extraído de Isabelle Rapin,Michelle Dunn y Doris Allen, en Developmental Language Disorders.

- No balbucea a los 8 a 9 meses.
- No señala al año.
- No emite palabras con significado entre los 12 a 14 meses.
- Emite menos de 12 palabras a los 18 meses.
- No arma frases de dos palabras a los 2 años.
- No arma oraciones a los 3 años.
- Habla ininteligible para los padres a los 2 años.
- Habla ininteligible para los extraños a los 3 años.
- Dudas acerca de la Comprensión a cualquier edad.
- A cualquier edad: niño que no se orienta hacia el Habla, no gira cuando lo llaman.
- Niño que habla por hablar, sin un fin comunicativo (como pedir o mostrar algo).
- Incapacidad para contar una historia coherente a los 3 años.
- Regresión del lenguaje a cualquier edad.


Volver

Compartí esta página

Revista Pasitos , la revista para crecer en familia Estudio Chento ESTUDIO CHENTO